0

La gastronomía de los Pueblos Blancos

Publicado por el .

La gastronomía de los Pueblos Blancos

Uno de los mayores atractivos de la provincia de Cádiz es lo que se conoce por el nombre de los Pueblos Blancos, una serie de pequeños pueblecitos que parten desde la ciudad de Jerez de la Frontera y que se esconden entre montañas, parajes insólitos, ríos de limpias aguas y, como no, entre el blanco de la cal, atravesando toda la serranía gaditana en un color verde que nos enseña lo gran de que fue Al-Andalus.

Justo aquí nos encontramos con una gastronomía muy particular, en la que no faltan los platos de perdiz, conejo y venado, sobre todo, así como los productos de la tierra, los guisos y los potajes. Además de ello, también nos encontramos con nombres muy comunes en la cocina como las tagarninas, los caracoles o los alcauciles.

Por otro lado, entre sus ingredientes y elementos principales nos topamos con el aceite de oliva de la Sierra de Cádiz, el cual ostenta su propia denominación de origen desde el año 2002. Para los interesados en conocer cómo se produce este excepcional aceite la pausa en el Molino del Vínculo, en Zahara de la Sierra, debe ser su parado.

También debemos citar el queso que nos encontramos en el pueblo más pequeñito de la provincia, Villaluenga del Rosario, elaborado con leche de la cabra payoya, autóctona de la Sierra de Grazalema. Muy cerquita de aquí, en El Bosque, el plato más típico que podemos pedir es la trucha, donde la piscifactoría es un gran atractivo turístico.

La chacina es otro de los puntos fuertes, así como la repostería y los dulces tradicionales, entre los que podemos destacar los roscos de huevo, el piñonate, el gañote, la carte de membrillo, las torrijas, las tortas de aceite, los pestiños, los huevos nevados, la pasta flora, las tortas de Carnaval, los borrachos o las empenadillas de cidra, entre un gran etcétera.

 

Foto Vía: elholgazan

Te puede interesar

Escribe un comentario