0

Genuino pregón para la Feria del Libro

Publicado por el .

 

Cuanto menos curioso, original, y sobre todo, corto, el pregón a la Feria del Libro ofrecido ayer por la escritora cubana Zoe Valdés. La escritora cubana cantó dos estrofas creadas por ella misma, para terminar animando al público a que compren libros en la Feria dedicada en Cádiz a tal fin.

“Ay Cádiz que dulce eres,/con tus ojitos soleados/que me recuerdas a mi Habana/con sus besitos robados./Galeona de ojos serenos/es la Virgen del Rosario,/y mi Virgen de ojos negros me está esperando en mi barrio.

En el bicentenario de la Constitución yo te abrazo gaditana y te invitaré a celebrarlo un día contigo en la Habana”.

Este fue todo el esperado pregón que Zoé Valdés dedicara ayer a la Feria del Libro de Cádiz. Y eso que la escritoria vino expresamente de París para tal efecto. Antes de comenzar su alocución, las presentaciones de rigor. Todos los presentes, desde la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, hasta el Presidente de los Libreros, Pepe Jaime, ensalzaron la figura literaria de la pregonera, recordando sus libros, su estilo expresivo e inconfundible, su manera de ser, y sobre todo, su voz literaria, fresca y llana, imposible de callar.

Pues callar, calló muy pronto la pregonera. Dos estrofas cantadas en apenas 1 minuto, y un pequeño guiño publicitario a todos los asistentes y a todos los gaditanos en particular para que no dejen de visitar la Feria del Libro que se celebrará en Cádiz.

Los asistentes, sin duda, se quedaron con esa cara con la que uno se queda cuando asiste a un acto ante una personalidad influyente y ésta apenas pasa por encima del acto propiamente dicho. Versos que, seguramente, escribiera en su vuelo a la ciudad desde París. No es que esperáramos un pregón al más puro estilo Pregón de Carnaval, rimbombante, vanguardista, estridente. Pero, la ocasión y la supuesta calidad de la pregonera, merecían un poco más.

En fin, creo que en Cádiz, en ciertas cuestiones, estamos ya un poco curaditos de espanto…

 

Te puede interesar

Escribe un comentario