0

Empate peligrosísimo del Cádiz en Carranza

Publicado por el .

Cadiz

Cádiz 0 Sevilla At. 0

El Cádiz se jugará en el Rico Pérez de Alicante y ante el Hercules su ser o no ser este año en la categoría de plata. El pírrico empate sin goles hoy en Carranza ante un descafeinado Sevilla At, que llegaba a tierras gaditanas con los deberes hechos y con notables ausencias, provoca que el equipo amarillo se vea en la necesidad de ganar en la última jornada de Liga a su rival si no quiere ver cómo el fantasma del descenso se apodera de los aficionados cadistas.

Un Cádiz que hoy podía haber certificado casi matemáticamente su permanencia, un Cádiz arropado por 15.000 espectadores que esperaban una victoria ante un Sevilla At. con importantes bajas. Un Cádiz que sabía que tenía que salir a morir sin especular con otros resultados. Dependía de sí mismo, y eso era todo lo que tenía que ver.

El inicio fue esperanzador. Un remate de Fleurquin al larguero a los tres minutos de juego daba a entender que hoy sí el Cádiz iba a por la victoria. Pero todo se esfumó tras los primeros quince minutos. El Sevilla At. se asentó sobre el terreno de juego y comenzó a controlar la posesión de la pelota ante un Cádiz al que ya le subían los nervios por el cuello de la camiseta.

Hasta pasada la media hora no se acercó de nuevo el Cádiz al portal sevillista, en un lanzamiento de Natalio que el guardameta Javi Varas lograba desviar a córner. Pero eran contadas ocasiones, arreones de un cuadro amarillo que se le iba la primera parte con el empate sin goles en el electrónico.

En la segunda parte Gustavo López quiso echarse el equipo a sus espaldas. Sus entradas por banda y sus centros ponían siempre el uy en las gradas, pero al Cádiz le faltaba rematador. El Sevilla At. se encargó de contemporizar el partido, sin pasar apenas grandes apuros, a excepción de dos ocasiones, una de Abraham Paz en el 76, a las manos del portero, y un tiro cruzado de Dani dentro del área cuando ya el reloj agonizaba.

Decepción y grande en las gradas de Carranza. Pitada monumental al equipo al término del partido, y mucho miedo en los rostros de los aficionados que ven cómo el equipo se lo tendrá que jugar todo en una última jornada de infarto.

Te puede interesar

Escribe un comentario