0

El Cádiz naufraga en Vigo y se acerca al descenso

Publicado por el .


Celta 5 Cádiz 2

Vuelta a los mismos argumentos, repetición de los errores defensivos, falta de concentración en momentos puntuales, y una tímida distancia de 3 puntos con respecto al descenso de categoría (y con la próxima visita del Nástic a Carranza el domingo que viene, jugándose la vida en el envite)

El partido de ayer en Balaídos representó más de lo mismo.  Si han visto ustedes los últimos encuentros del Cádiz resultaría casi intrascendente hablarles de éste, pues fue un tremendo calco del encuentro en Ferrol o en casa ante el Sporting, con la salvedad que en esta ocasión cayeron cinco en el saco.

Un Cádiz que sale controlando, mostrando virtudes, ocasiones (Natalio ya tuvo una a los tres minutos). El Celta nervioso, ramplón, un equipo limitado, sin ideas, atenazado. Pero estas premisas en el Cádiz son las idóneas para que de una jugada tonta aparezca un pase de Canobbio a Perera y éste bata a Limia ante una defensa cadista pidiendo el fuera de juego. Media hora de partido.

Dani pudo empatar a renglón seguido con un testarazo al larguero, pero lo que llegó fue el segundo del Celta en la única jugada digna de elogio que su delantero Quincy ha tenido en todas las temporadas que lleva en el cuadro vigués. 2-0 al descanso en dos jugadas afortunadas. Nuevo capítulo amarillo, repetido y manido hasta la saciedad.

En la segunda parte Bezares deja su lugar a Kosowski. No queda otra, hay que arriesgar. El partido se vuelve un correcalles desde los primeros minutos. El Cádiz se iba demasiado arriba descuidando su defensa, y eso era un peligro a todas luces claro para un Celta que, sin inquietar demasiado, hacía dos ocasiones para que se luciera Limia en apenas 10 minutos. 

A los 62 minutos llegaba el tercero, la puntilla. Un Cádiz roto en todas sus líneas recibía el cabezazo de Perera absolutamente solo. Minutos más tarde, Dani acortaba distancias con su garra característica, intentando tirar de sus compañeros con el arreón final. El larguero repelió de nuevo a balón parado una falta de Abraham Paz. Todo se ponía en contra del Cádiz, todo incluso con el nuevo gol de Quincy a diez minutos del final.

De ahí al minuto 90 la anécdota del primer gol de Manu Barreiro para el Cádiz, y las risas del propio respetable vigués ante el penalty que supuso el quinto gol del Celta, casi al grito de qué malo eres, árbitro que malo eres…

Lo dicho, mucho tendrán que mejorar las cosas esta semana en el seno cadista. Lo mejor de todo no es cargar las iras contra los jugadores, ni contra nadie en particular, por muy fácil que a estas alturas sea hacerlo. Lo único que vale es conjurarnos y ganar la próxima semana, sí o sí, al Nastic, porque otro resultado sería verle, tocarle y sentirle de lleno, las orejas al lobo.

Te puede interesar

Escribe un comentario