0

Del Pregón de la cubana y otras Galas…

Publicado por el .

 

Después del micro-pregón que efectuara la escritora cubana Zoé Valdés, por cierto muy criticado y con razón por la mayoría de los gaditanos (no se puede venir a la ciudad con todos los gastos pagados, y cobrar del dinero de los gaditanos por un pregón que apenas duró 15 segundos), ayer la Feria del Libro acogió la visita del escritor Antonio Gala.

Gala estuvo durante algo más de hora y media firmando libros en un stand a todos aquellos que llegaban con cualquiera de sus obras. La verdad es que, tras lo visto en el susodicho pregoncillo, se agradeció en exceso la paciencia con la que el bueno de Antonio Gala hizo gala, valga la redundacia, en la tarde ayer.

Fueron cientos de personas los que pasaron ayer por delante del escritor, quien, siempre con simpáticos gestos a sus admiradores, dedicaba frases en los libros que estos le mostraban. Desde “El Manuscrito Carmesí”, pasando por “Más allá del jardín” (recordado por la adaptación al cine que hiciera Concha Velasco), y llegando a su última obra, “El pedestal de las estatuas”, Antonio Gala no dejó a nadie sin llevarse el gran tesoro que es ver la firma de uno de tus escritores preferidos en la solapa del libro.

Al concluir el acto, el escritor visitó durante unos minutos los stands de la Feria del Libro, continuando con la firma de algunos que aún habían quedado sin la caligrafía del escritor cordobés.

Para el próximo martes se espera la llegada del escritor Boris Izaguirre, quien presentará en Cádiz su última obra, Finalista del Premio Planeta, “Villa Diamante”. Seguramente que será una de las tardes en las que mayor afluencia de público habrá en el Baluarte de la Candelaria.

Y lo dicho, y que quede justa constancia,  indignación ante el pregón de Zoé Valdés… No creo que una ciudad como Cádiz, y menos en las efemérides en las que nos encontramos, y con el marco de una Feria del Libro, se merezca un pregón de apenas 15 segundos, dos pequeñas estrofas para cumplir el expediente. Y no lo decimos ni lo redundamos por el hecho en sí del pregón, sino porque traer a una escritora del calibre de la cubana Valdés vale su dinero, y un viaje desde París y una estancia en la ciudad. Creo que los gaditanos no merecemos menos, señora.

Te puede interesar

Escribe un comentario